En el Estudio siempre os hemos explicado que en un trabajo de diseño cuanto antes se actúe, mayor impacto tendrá el trabajo sobre el producto final y mejor será la experiencia del producto con él.

Esto muchas veces es difícil de entender para muchas personas todavía, pero un producto es como un edificio cuanto más tardes en arreglar lo que no funciona, mayor coste tendrá el arreglo después y mayores serán las pérdidas que lo que nos hemos ahorrado mientras.

Gregory Wolanski en su artículo sobre cuándo se debe llamar a un diseñador recomienda dos pautas para cambiar la mentalidad a la hora de recurrir a un diseñador:

  • Ver el diseño como solucionar problemas y no como algo visual o estético: esto es algo habitual ver el diseño como un elemento meramente accesorio y no como algo que mejora el producto.
  • Nadie nace sabiendo cómo contratar servicios de diseño: aprender en qué consiste el trabajo de diseñador y qué hace bueno a buen diseñador forma parte del aprendizaje al contratar los servicios de un diseñador.

Wolanski apunta que un buen diseñador nos ayudará a mejorar nuestros diseños de varias formas en una fase temprana del proyecto:

  • Mediante papel y restricciones: un diseñador te ayuda a mejorar la toma de decisiones con algo tan sencillo como un papel y unas restricciones que te ayudarán a definir presupuesto, diferentes posibilidades de actuación, recursos disponibles. Este tipo de restricciones ayudan a no encallarse en siempre los mismos problemas, tema habitual en proyectos de diseño y a dejar claro a la hora de tomar decisiones las líneas más básicas del proyecto.
  • Mediante datos y objetivos: recoger datos es una de las acciones básicas de cualquier empresa para poder mejorar sus productos, porque sin datos no se pueden tomar decisiones. Si no sabemos datos básicos cómo cual es nuestro producto más demandado, el que trae mayor número de tráfico o con el que obtenemos mayor beneficio, mal podrá el diseñador ayudarnos a diseñar la experiencia de usuario que mejor funcione para nuestro negocio y para nuestros usuarios. Además tener unos objetivos claros y definidos, nos ayudará a definir con el diseñador la estrategia de negocio a seguir.
  • Mediante planes de trabajo y acciones: un buen diseñador de experiencia de usuario te ayudará a trazar un plan de trabajo con plazos realistas y ajustados, además de proponerte acciones a realizar durante todo el proceso de diseño del producto para averiguar lo que buscan tus usuarios de tu producto y mejorarlo de acuerdo a sus peticiones antes del lanzamiento final.

Estas tres acciones dentro de una metodología de diseño centrado en el usuario son básicas y son tres de las que en el Estudio siempre hacemos con nuestros clientes: definir las restricciones del proyecto, tener datos medibles y tener claros los objetivos tanto del negocio como del proyecto, y elaborar unos planes de trabajo y unas acciones.

En Torresburriel Estudio apoyamos el rediseño de tu producto digital con un proyecto de acompañamiento donde aplicamos metodologías de diseño centrado en el usuario.
Contacta con nosotros y cuéntanos tu proyecto. Te enviaremos una propuesta adaptada a tus necesidades y presupuesto.

Origen: ¿Por qué debes llamar a un diseñador antes de lo que crees?